Search
Friday 23 June 2017
  • :
  • :

Supervisión de padres a hijos para un internet seguro

Por Lic. Luís García.-

El auge de las redes sociales ha traído a nuestras vidas nuevos hábitos, algunos de ellos afectan a nuestros hijos y más de manera especial a los adolescentes, como es el caso del “sexting” o envío de imágenes eróticas.

No podemos olvidar que las redes sociales son el espejo de nuestra propia vida, lo que nos ha de llevar a pensar que lo que no haríamos en nuestra vida cotidiana, no debemos de aplicarlo en las redes sociales. 

Cuando aceptamos una amistad en las RRSS es como si estuviéramos aceptando entrar a nuestra casa a una persona, ahí es donde viene nuestra primera reflexión, ¿si un desconocido nos llama a la puerta de nuestra casa, le dejaríamos entrar de una vez sin antes conocerlo y saber quién es?, posiblemente la respuesta es NO, de la misma manera no deberíamos de aceptar amistades de manera indiscriminada sin saber quién es quién en nuestro perfil, que en forma de símil, nuestro perfil es como si fuera nuestra casa. En ese mismo sentido entra en la lógica que nunca se deberían de enviar imágenes eróticas, menos enviárselas a un desconocido con el cual solo hemos iniciado una conversación a través de las redes sociales.

Habitualmente el ser humano siempre ha tenido una idea de tener una buena imagen en su entorno y habitualmente las situaciones de la intimidad de nuestro hogar quedaban ahí mismo en la intimidad.

En una situación de mal uso de las redes sociales, se ha llevado inconscientemente especialmente por parte de nuestros jóvenes, las intimidades y situaciones que pueden dañar la imagen de uno mismo a las redes sociales sin pensar que nuestro vecino, nuestro jefe, familiares cercanos o amigos también están en las redes y van a ver esas situaciones. 

El “invento” de las redes sociales ha entrado en nuestras vidas sin ningún salto de generación lo que nos ha llevado a una situación de falta de adaptación y formación que eso genera hábitos de mal uso de las redes sociales, lo que sin lugar a dudas obliga a que los padres deberían de ejercer una supervisión sobre las acciones de las redes sociales de los adolescentes.

@LuisGarciaRD




CLOSE
CLOSE